10.000 personas han abandonado sus casas en ocho años a consecuencia de la hostilidad que padecen

Unas diez mil personas han abandonado sus viviendas del centro antiguo de la ciudad en ocho años, según un informe de la Observatorio del Medio Amiente Urbano (OMAU) al que ha aludido esta mañana el portavoz del grupo municipal Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, para avalar su crítica al equipo de gobierno por la política que viene aplicando en esta zona de Málaga.

 

Zorrilla entiende que es una “política errática y servil con el lobby de la hostelería”, que está provocando que los vecinos se vean privados de sus derechos al descanso y a disfrutar de servicios y equipamientos municipales. “Son vecinos que tienen los mismos derechos que el resto de los malagueños y vemos como a diario tienen que soportar exceso de ocupación de la vía pública, con lugares por donde no podría pasar un vehículo de emergencia si hiciera falta, con ruidos que exceden lo establecido por las ordenanzas vigentes, con suciedad que generan los excesivos negocios de hostelería, etc. Pero la culpa no es más que del equipo de gobierno que ha permitido la sobreexplotación de negocios hosteleros, concediendo licencias sin ton ni son”.

El concejal de IU alude a lo que el OMAU ha calificado como parque temático del centro y a que los vecinos tienen que decidir si vivir en un entorno hostil o abandonar sus viviendas, mientras el equipo de gobierno permanece entregado al lobby.

 

Pero si estos elementos han sido ya repetidos en más de una ocasión por las distintas asociaciones vecinales del centro y por Málaga para la Gente y anteriormente IU, lo que más ha alarmado ahora han sido las declaraciones de algunos representantes del lobby de hostelería de que existen informes realizados por técnicos municipales que avalarían que el centro perdiera la condición de zona residencial, lo que supondría que la preminencia legal sería la de los establecimientos hosteleros por encima de quienes habitan en dicho lugar. Zorrilla califica de inaudito e insólito que pueda existir tales documentos municipales, pero ha solicitado al equipo de gobierno cualquier tipo de informes o estudios realizados al respecto. “Es el colmo de la desfachatez que lo que se ha convertido de hecho en un parque temático de hostelería, lo sea de derecho. Esto traería como consecuencia que  ya no estaríamos hablando de saturación de la vía pública, ni de niveles de ruidos, porque el interés de los negocios estaría por encima de sus residentes. Podrían campar a sus anchas, mientras los vecinos se irían definitivamente”.

El portavoz de Málaga para la Gente ha reiterado su apoyo a lo que considera justas reivindicaciones, y amparadas en la ley, de los vecinos. “Queremos un centro en el que puedan convivir de forma armónica distintos usos; los ciudadanos residir con cierta comodidad, con acceso a los equipamientos y servicios municipales; el comercio tradicional, que también ha sido expulsado del centro; y negocios hosteleros sin saturación, oficinas, etc”.