No consentiremos que el alcalde haga pagar otro canon a los malagueños para financiar sus derroches

El portavoz del grupo municipal de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, ha asegurado esta mañana que su grupo no están dispuesto a permitir que el Partido Popular y su alcalde impongan a los malagueños un nuevo canon sobre el recibo del agua “para pagar sus derroches”.

 

El próximo miércoles hay convocada una mesa de trabajo de EMASA en la que el alcalde pretende que los asistentes apoyen su tesis de imponer un nuevo canon a la empresa de aguas para financiar obras de infraestructuras de agua y saneamiento que deberían haber sido realizadas por el Ayuntamiento. “Pero el alcalde y su partido han preferido usar los fondos de anteriores canon para gastarlos en museos de gemas y similares en tiempos electorales”.

 

El edil recuerda que la empresa municipal ha financiado en tres ocasiones desde su creación en 1986 las arcas municipales con tres cánones impuestos, primero por el PSOE, y posteriormente por el Partido Popular, “lo que sin duda obligó a EMASA a subir el recibo del agua para hacerse cargo de los préstamos que hubo de adquirir para pagar sendos cánones”.

 

Es una empresa pública rentable pero desde hace años “arrastra un enorme endeudamiento creado artificialmente para financiar los derroches del equipo de gobierno a través de varias operaciones de ingeniería financiera”.

 

En 2006 el gobierno municipal del PP cobró un canon en concepto de cesión de las infraestructuras de depuración a EMASA por cuantía de 52 millones de euros. En 2009, volvió a imponer otro de 75 millones de euros en concepto de canon por la concesión de las redes de suministro de agua. “Se da la circunstancia de que el Ayuntamiento siempre había considerado las redes de suministro de agua como de titularidad de EMASA. Sin embargo, en 2009 cambió este criterio, para declararlas municipales y cobrarle un canon de 75 millones de euros a EMASA”.

 

Sin embargo, recuerda el edil de Málaga para la Gente, estas cantidades no se han destinados a inversiones en infraestructura del ciclo integral del agua que resultaban imprescindibles y urgentes, sino que el Partido Popular las destinó a otros fines distintos de las infraestructuras hidráulicas. “Tampoco las destinó a dotar a Málaga de mejores equipamientos y servicios públicos, sino a seguir derrochando en fiascos como el “Museo de las Gemas”, en su extensa nómina de cargos de confianza, en publicidad institucional y en otras políticas clientelares que le aseguraran su reelección.

 

Zorrilla afirma que la empresa de agua y saneamiento destaca por la calidad de su plantilla, con un alto nivel profesional y de capacitación técnica, “pero en los últimos años el Partido Popular ha llevado una política de recortes salariales y ajustes laborales a sus empleados, y de derroche en las retribuciones de sus directivos, en gastos de tarjetas de crédito, en dietas y viajes, en cursos de alta dirección, en externalizaciones innecesarias, o en la privatización de servicios instrumentales mediante la subcontratación”.

 

Como consecuencia de esta falta de criterio, Málaga se encuentra ahora con unas infraestructuras hidráulicas atrasadas y deterioradas, “propias de una ciudad tercermundista. Y una empresa pública del agua (EMASA) endeudada hasta las cejas para muchos años. Y todo esto quiere solventarlo nuestro alcalde gravando a los malagueños y malagueñas con un nuevo canon”. El representante de IU ha asegurado que van a exigir al alcalde que explique pormenorizadamente en qué “se ha gastado el dinero los malagueños”.