Exigimos la rehabilitación integral y el proyecto original del convento San Agustín

Málaga para Gente ha exigido esta mañana que acabe el abandono del antiguo convento de San Agustín y que se emprenda una rehabilitación integral, tal y como contemplaba el proyecto original.

Los concejales de este grupo municipal, Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos, han ofrecido esta mañana en rueda de prensa una cronología de las vicisitudes de este edificio, que ha sido Ayuntamiento, hospital, sede de juzgados, colegio, Facultad de Filosofía y Letras y escuela para extranjeros de la UMA, entre otros.

El portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, considera que después de más de veinte años cerrado y abandonado, el convento de San Agustín, es en la actualidad “el mayor borrón del mapa de equipamientos culturales de la ciudad” y “el mayor incumplimiento y deuda pendiente del Gobierno en materia cultural”, tras la apertura de La Aduana.

El edil de IU recuerda que desde que se quedó vacío hace más de dos décadas, el Ejecutivo ha venido anunciando que albergaría la biblioteca del Estado, en la que se recogerían cuatrocientos mil documentos escritos y audiovisuales. En ese tiempo, la Junta de Andalucía ha instalado provisionalmente la biblioteca y ha gastado hasta 14 millones, “que bien hubieran servido para la rehabilitación total de San Agustín”.

En ese tiempo, ha seguido el concejal, han pasado cuatro presidentes del Gobierno, tres de la Junta de Andalucía, ocho ministros de Cultura y otros tantos consejeros, así como tres alcaldes “sin que se haya materializado la propuesta, a pesar de que hay un proyecto y está presupuestado”.

El temor de este grupo político es que el Gobierno haya abandonado el plan original de rehabilitación, ya que el inmueble no cuenta con protección, lo que permitiría un proyecto en el que sólo se respetaría la fachada, “más barato”.

MPG ha reclamado el cumplimiento de “la promesa largos años incumplida” de completar la dotación cultura de Málaga con la Biblioteca del Estado que originariamente se había previsto, y para ello realizar la rehabilitación integral del edificio, “respetuosa con sus valores históricos y arquitectónicos” para lo que también es necesaria una dotación presupuestaria adecuada.