8M: plantamos cara al patriarcado, al capitalismo, a la precariedad y la violencia

Izquierda Unida, Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) y el Partido Comunista de España (PCE) en Andalucía apoyan la Huelga Feminista del día 8, convocada a nivel internacional por sindicatos, formaciones sociales, políticas y colectivos de mujeres.

 

Es una huelga general, pero también es un paro de dos horas, porque hay muchas mujeres que tienen un trabajo precario que les impide ejercer este derecho o porque su situación de cuidadoras le impide tal actuación.

 

Es, según Remedios Remedios Ramos, miembro del área Feminista del PCE malagueño, una huelga general, pero solo para las mujeres “privilegiadas” que tienen un trabajo digno y estable, y lo es también para aquellas cuya condición precaria no les permite parar en ningún momento, ya pueden manifestar el rechazo a través de las redes o con actos simbólicos como la exhibición de un delantar en las ventanas de sus viviendas o lugares de trabajo o haciendo declaraciones en las redes sociales o colgando pancartas alusivas. “Hacemos huelga plantando cara al capitalismo con una huelga de consumo, plantamos cara al patriarcado, que nos empuja a labores de cuidado, y plantamos cara a la precariedad con huelga laboral”.

 

Las mujeres de Izquierda Unida y Partido Comunista harán huelga general y durante toda la mañana estarán presentes en distintos puntos de la ciudad y la provincia para apoyar a otras mujeres e informar que pueden realizar los paros que deseen, según ha explicado Beatriz Rubio. En la capital estarán apoyando, a las 12,00 horas, a las mujeres que se concentren en la plaza de La Constitución, la puerta del Hospital Materno, el aeropuerto, el Parque Tecnológico, la Ciudad de la Justicia y el edificio de Usos Múltiples.

Por la tarde, acudirán a la manifestación que sale de la plaza de La Marina a las 19 ,00 horas. Las mujeres y hombres de IU y PCE aportan la parte proporcional de su salario para la defensa de Juana Rivas

 Hay muchas razones para movilizarse, afirman las representantes de ambas formaciones: la constante violencia machista o la precariedad, “que ha arrojado a las

mujeres a cuidados domésticos, para que después de una vida entera trabajando no tengan derecho a la jubilación”.

El 53 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) corresponde al trabajo que realizan las mujeres cuidando a niños,a ancianos, a dependientes, el trabajo doméstico; “todo no remunerado y que ocupa las 24 horas del día”, explica Ramos, quien añade que “cuando estas mujeres cumplen los 65 años no tienen derecho a una jubilación

 

 

 

 

 

 

 

 

 


image/jpeg icon
3.jpg 3.41 MB