Las graves consecuencias de usar ambulancias no preparadas para servicios de urgencias

El grupo provincial de Izquierda Unida lleva al pleno de Diputación una moción sanitaria dado las graves consecuencias que está teniendo en la provincia el uso de ambulancias no adecuadas para determinados servicios.

Los diputados de este grupo, Guzmán Ahumada y Teresa Sánchez, se reunieron ayer con trabajadores del sector, quienes explicaron que las urgencias se están atendiendo por ambulancias no asistenciales, es decir dotadas con un único/a técnico “lo que provoca que en numerosas ocasiones aparezcan en prensa las consecuencias de una mala asistencia. Por mucho compromiso que pongan los y las profesionales a los que les toca hacer el servicio es imposible que una persona sola pueda atender situaciones graves”, ha explicado el portavoz de IU. “Un ejemplo lo tenemos en esta misma semana, en el suceso en el que falleció una persona en la madrugada del lunes al martes, en la A7, a su paso por Marbella y que fue asistida, en un primer momento, por una ambulancia no asistencial, es decir dotada con medios humanos y técnicos para garantizar el trasporte (bien en camilla o bien colectivo) pero no para (aunque el técnico si esté cualificado pero no puede hacer las dos cosas a la vez) un soporte vital básico y/o avanzado”.

Las ambulancias según el Real Decreto 836/2012 están catalogadas según su dotación tanto material como personal en diferentes categorías:

1. Ambulancias no asistenciales, que no están acondicionadas para la asistencia sanitaria en ruta. Esta categoría de ambulancias comprende las dos siguientes clases:

 

1.1 Ambulancias de clase Al, o convencionales, destinadas al transporte de pacientes en camilla.

1.2 Ambulancias de clase A2,o de transporte colectivo, acondicionadas para el transporte conjunto de enfermos cuyo traslado no revista carácter de urgencia, ni estén aquejados de enfermedades infecto-contagiosas.

 

Ambas deberán contar, al menos, con un conductor que ostente,como mínimo,el certificado de profesionalidad de transporte sanitario previsto en el Real Decreto 710/2011,de 20 de mayo y, cuando el tipo de servicio lo requiera ,otro en funciones de ayudante con la misma cualificación

 

2. Ambulancias asistenciales, acondicionadas para permitir asistencia técnicosanitaria en ruta. Esta categoría de ambulancias comprende las dos siguientes clases:

 

2.1 Ambulancias de clase B, destinadas a proporcionar soporte vital básico y atención sanitaria inicial. Las ambulancias asistenciales de clase B, deberán contar, al menos, con un conductor que esté en posesión del título de formación profesional de técnico en emergencias sanitarias, previsto en el Real Decreto 1397/2007,de 29 de octubre, o correspondiente título extranjero homologado o reconocido y otro en funciones de ayudante que ostente, como mínimo, la misma titulación.

 

2.2 Ambulancias de clase C. destinadas a proporcionar soporte vital avanzado. Deberán contar, al menos, con un conductor que esté en posesión del título de formación profesional de técnico en emergencias sanitarias antes citado o correspondiente título extranjero homologado o reconocido, con un enfermero que ostente el título universitario de Diplomado en Enfermería o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de enfermería, o correspondiente título extranjero homologado o reconocido. Asimismo, cuando la asistencia a prestar lo requiera deberá contar con un médico que esté en posesión del título universitario de Licenciado en Medicina o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de médico, o correspondiente título extranjero homologado o reconocido.

 

“Nos encontramos con licitaciones en las que se prima por encima de todo la dotación de ambulancias no asistenciales para, no sólo su cometido, sino para servicios de urgencias, donde la Consejería de Salud se ha inventado (ya que no aparece en el RD antes citado) las A1EE una ambulancia con un sólo técnico con equipamiento especial, un equipamiento que no se puede utilizar porque una persona no puede ir conduciendo y asistiendo a la vez”, El también coordinador comete una auténtica estafa, que “mantiene en apariencia un servicio de transporte sanitario dotado con las unidades de ambulancias obligatorio, pero que es todo fachada”.

 

Izquierda Unida pide al resto de partidos de la Corporación Priovincial que apoyen su iniciativa que pasa por instar al Gobierno de la Junta de Andalucía a rescatar para su gestión directa del Servicio de Transporte Sanitario, así como todos los servicios dependientes de Sanidad (como pueden ser el 0,61, Salud Responde...)

En caso de persistiera la externalización, que la Junta recoja en los pliegos medidas que salvaguarden un servicio de calidad . Eso supone, entre otras cosas que las ambulancias no asistenciales no presten servicio de urgencias, que exista un mecanismo de control con duras penalizaciones para el incumplimiento de cualquier aspecto de los pliegos, que no se utilicen personal en prácticas para la sustitución de técnicos/as en el desempeño de sus funciones y que se garantice para todas/os las/os trabajadoras/es el cumplimiento de los convenios colectivos en número de horas, salarios, complementos, etc