PP y C,s rechazan que el pago voluntario de deudas a los bancos sea para crear empleo en los pequeños municipios

Una vez más, Ciudadanos y PP se ponen de acuerdo en el pleno de Diputación para votar en contra de una propuesta de Izquierda Unida para invertir en empleo.

El grupo provincial de Izquierda Unida ha defendido esta mañana una iniciativa para que Diputación ponga en marcha un plan de empleo  destinado a municipios menores, cuyos fondos proceden del remanente de Tesorería.

Con excusas como que el empleo no es competencia de Diputación o que es obligatorio pagar la deuda a los bancos, las formaciones de derecha han rechazado una iniciativa que pretendía  desarrollar un plan de choque con transferencias a los ayuntamientos para que sean los munícipes los que hagan las contrataciones. A esta parte se destinaría el remanente de 5 millones. La segunda línea de trabajo es un plan de formación, también con transferencias a los pueblos, dotado con 1,2 millones.

El portavoz de este grupo, Guzmán Ahumada ha alertado de que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de este año arroja un aumento 11.800 parados, que deja a Málaga como la segunda provincia con peor evolución con casi 1 de cada cuatro de malagueñas y malagueños está parado.

Ahumada ha rechazado las excusas de PP y ciudadanos recordando que el plan que IU ha el reparto de estos cinco millones se realizaría según la población desempleada de cada municipio y estarían destinados a la contratación de personal que desarrolle servicios públicos fundamentales, aumentando así la cantidad y servicios que se ofertan . En palabras del líder provincial de IU, sería generar 2.500  meses de empleo directo. “No es la solución pero con el mismo dinero que se apaga voluntariamente a la deuda de los bancos, estaríamos dando 2.500 bombonas de oxigeno a los malagueños y malagueñas que peor lo están pasando”.

También tiene cabida en Diputación al plan de formación, porque se trata de transferir los fondos a los ayuntamientos para formación a los sectores que más riesgo de paro registran, reorientando el Plan de Primera Oportunidad que está teniendo poca repercusión. “con esa formación a medio plazo se pueda poner en marcha iniciativas que generen economía hacia dentro”

El portavoz de IU ha pedido también al gobierno de Diputación y sus socios que no mientan cuando dicen que están obligados a darle a los bancos ese remanente, porque las transferencias obligatorias ya las hace Diputación aportando diez millones de euros como obligan las leyes que ellos mismo apoyan en el Estado. Los otros cinco millones de euros pueden darlos o no si quieren, pero que de lo que se trata es de priorizar las necesidades de los malagueños y malagueñas y no de las entidades que “tienen hasta amarraos los bolígrafos”.