• strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 745.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 589.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter_node_status::operator_form() should be compatible with views_handler_filter::operator_form(&$form, &$form_state) in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/modules/node/views_handler_filter_node_status.inc on line 14.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/iumalaga/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 879.

LA REFORMA LABORAL FAVORECE AL EMPRESARIO

El parlamentario y portavoz en materia de Empleo Pedro Vaquero, ha dado a conocer la valoración de IULV-CA relativa a la Reforma Laboral 2006.

Según Vaquero, el Acuerdo para la mejora del creci-miento y del empleo, alcanzado después de casi dos años de negociaciones,”es una reforma laboral que no reducirá la precariedad y que abarata el despido. Una reforma que no va a cubrir las expectativas que suscita, pues profundiza y avala los aspectos más negativos de las anteriores reformas laborales. Tampoco reducirá el paro ni la precariedad, y en consecuencia no va a cubrir los objetivos que dice plantearse”: apoyar la contratación indefinida y la conversión de empleo temporal en fijo; limitar la utilización sucesiva de contratos temporales, e introducir transparencia en la subcontratación de obras y servicios entre empresas cuando comparten un mismo centro de trabajo; y potenciar la eficiencia de las Políticas Activas de Empleo y la capacidad de actuación del Siste-ma Nacional de Empleo, así como mejorar la protección de los trabajadores ante la falta de empleo.

Sin embargo, no va a ser así, pues la reforma del merca-do de trabajo que contempla el acuerdo: 1º) No hay mejora del crecimiento, ya que no cambia al mode-lo laboral y productivo al seguir apostando por un mercado laboral desprotegido y unos empresarios subvencionados, una alta precariedad, bajos costes laborales y salariales, elevados incumplimientos patrona-les de la legislación y débil capacidad de intervención sindical 2º) No va a reducir la precariedad laboral. Por un lado, porque no restablece la causalidad en la contratación y porque continuarán vigentes los contra-tos temporales a la carta y sin ninguna causalidad. Por otro, porque la medida central de esta reforma es el abaratamiento del despido. Seguimos teniendo la precariedad más alta de Europa (un 33’3% en España, un 47’5 % en Andalucía frente a un 14%). 3º) Abara-ta el despido. Por la recuperación y extensión de los llamados contratos de fomento de la contratación indefinida con el despido barato (33 días por año y un máximo de 24 mensualidades, en vez de los 45 días y 42 mensualidades del contrato indefinido ordinario). Este falso contrato indefinido con baja indemniza-ción, más que sustituir a los contratos precarios, lo hará con los actuales contratos estables y quedará como único modelo en el futuro. También se aumen-tan los supuestos en los que el Fogasa se hará cargo de las indemnizaciones en lugar de las empresas (casi todos los del despido objetivo del art. 52 del ET). Ade-más, no se corrige la última reforma de 2002, que redujo los costes del despido al suprimir los salarios de tramitación.

4º) Trasvasa enormes recursos económicos a la patronal. Por dos vías: las bonificaciones y la reducción de cotizaciones. En cuanto a las bonificaciones somos el país europeo que más gasta en este capítulo. 5º) No va a disminuir la rotación en el empleo. Sigue siendo muy fácil de burlar por cualquier empresario avispado que sólo tiene que no renovar justo antes del pla-zo. Parece más una medida destinada a legalizar el tremendo fraude empresarial existente, que a estabili-zar la contratación. 6º) Es un acuerdo que favorece más a los empresarios que a los trabajadores. La concesiones de despidos más baratos, más bonificacio-nes y menos cuotas no compensan las pequeñas mejo-ras laborales que en comparación son insuficientes. Además se han quedado fuera los grandes objetivos sindicales: recuperar la causalidad y controlar el encadenamiento de los contratos, suprimir los más fraudulentos y regular la subcontratación.

En conclusión para IULV-CA, según indicó Vaquero, se vuelve a cometer el mismo error de 1997, “el mismo que cometen siempre los neoliberales aunque se llamen socialistas, que es perder la ocasión que nos brinda el alto crecimiento económico y los grandes beneficios empresariales y la enorme sensibilidad social que hay contra la precariedad laboral, para introducir reformas progresistas a favor de la estabilidad, de la calidad del empleo, a favor de los trabajadores”. “Este acuerdo –apunta Pedro Vaquero- es una opor-tunidad perdida para mejorar la calidad y estabilidad del empleo, ya que la reforma no va a servir para reducir la precariedad. Los sindicalistas lo saben. Eso sí, es un respiro para el gobierno Zapatero, que nece-sitaba un acuerdo sobre reforma laboral, pues no podía ser menos que el primer gobierno de Aznar, que obtuvo el aval sindical de 1997”.

“Tiene un tufillo inconfundiblemente electoralista, pues se va a intentar cerrar el debate sobre la necesi-dad de reducir el trabajo basura durante varios años, los mismos que se tarden en medir los resultados de la reforma y que van a coincidir con momentos posterio-res a las próximas elecciones generales”, critica Vaque-ro.