10.000 personas han abandonado sus casas en ocho años a consecuencia de la hostilidad que padecen