El falso consenso del presidente de Diputación sale al descubierto