El alcalde de Málaga ralentiza soluciones municipales y acelera proyectos de tintes especulativos