Ahora, más que nunca, tenemos que ser el muro contra la extrema derecha