Quieren usar como cabeza de turco a la única formación política que lleva 20 años defendiendo la depuración de las aguas